jueves, 19 de enero de 2012

La Aviación Comercial Venezolana en Emergencia

Aún sigue sin estar claro el programa de renovación de la flota de aviones,  desde el lado de las aerolíneas privadas continúa pareciendo un proceso limitado por ciertas medidas gubernamentales.

Una lista de 72 incidentes aéreos registrados hasta el pasado 28 de septiembre del 2011, obligó al Gobierno Nacional de Venezuela a emitir alerta en la aviación y a realizar una reunión junto a las grandes aerolíneas del país tales como Aserca y Aeropostal, para  resolver los problemas y mejorar la seguridad de los vuelos.








Aunque las aerolíneas comerciales fueron declaradas en alerta a finales del mes de septiembre, siguen presentando fallas en sus líneas, arriesgando la seguridad de sus tripulantes, debido a  que  la mayoría de sus aviones pasan de los 35 años de circulación, por lo que es necesario  renovar la flota y  precisar mejores planes para el  mantenimiento de dichas aeronaves, aseveró el periódico El Tiempo.
Luis Mejías, piloto privado y experto en aviación Venezolana, explica como hay especulaciones en que los problemas de las aeronaves de las compañías aéreas en Venezuela se deba a la escasa repartición de divisas extranjeras para la compra de piezas de mantenimiento. Sin embargo, la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI), había aprobado cerca de 110 mil millones de dólares para el 12 de Agosto del 2011.
De acuerdo a las cifras expuestas en el diario El Nacional, CADIVI autorizó cerca de 128 mil millones de dólares para el sector aeronáutico en el período Enero-Agosto 2011, representando un incremento del 45% en comparación con el mismo período del año anterior. No obstante, los problemas de las aerolíneas, aún no han cesado.
            “El principal problema de las líneas aéreas no recae completamente sobre CADIVI.” Enrique Perrella, Piloto Comercial y Graduado en Administración de Empresas Aeronáuticas en los Estados Unidos, relata como desde los inicios de la aviación comercial en Venezuela, se han venido degradando los valores de una industria que debería estar enfocada al bienestar de la comunidad.

             Según Perrella, desde las épocas de VIASA, la aviación en Venezuela ha tomado un rumbo en el cual el servicio al consumidor ha pasado a un plano secundario, poniendo por delante el aspecto financiero. Claro está que dadas las barreras impuestas por el gobierno, bien sea CADIVI como los elevados impuestos para la compra de nuevas aeronaves, los dirigentes de las aerolíneas se han visto comprometidos a sacarle mayor provecho a los viejos equipos que actualmente surcan los cielos Venezolanos.

            “Parte del problema es que en la mayoría de las aerolíneas, lo dueños tienen miedo de invertir una cantidad de 50 millones de dólares, para comprar aviones que están en riesgo de ser expropiados en cualquier momento. Prefieren mantener la operatividad al mínimo para obtener mayores beneficios económicos”, dijo el piloto privado Luis Mejías.

            Perrella explica que otra manera de rejuvenecer las flotas en Venezuela es a través del arrendamiento de equipos, un modo generalmente aceptado en países industrializados y con cierta confianza económica. Sin embargo, dados los altos niveles inflacionarios en Venezuela y la baja estabilidad económica, las compañías arrendadoras no tendrían garantías de pago por parte de las aerolíneas Venezolanas, lo cual hace virtualmente imposible lograr un acuerdo de arrendamiento. Por otro lado, comprar una aeronave de fábrica implica que las aerolíneas nacionales presenten estados financieros confiables y un acceso prácticamente ilimitado a divisas extranjeras. Con el control de cambio reinante en el país, sería prácticamente imposible llegar a un acuerdo con manufactureras como Airbus o Boeing por un lote de aeronaves nuevas.

            A pesar que CADIVI autoriza cierta cantidad de dólares a las diferentes empresas y trata de realizar los pagos con puntualidad, no siempre liquidan a tiempo las divisas, retrasando las posibles compras de nueva flota o repuestos necesarios de los aviones en uso, causando así el endeudamiento de los representantes quienes deben decidir entre sus prioridades, dijo Mejías.




Régulo Marcano, Primer Oficial de DC-9 y M-80 en Aeropostal, afirmó que  Venezuela actualmente cuenta con una de las flotas más longevas del mundo. En Latino América, se encuentra en último lugar, con un promedio de 35 años. La mayoría de estos aviones son los DC-9, los cuales son la principal fuente de ingreso para Aserca Airlines y antiguamente Aeropostal, quienes desde hace unos meses han comenzado a substituirlos con actualizaciones del modelo, el MD-80 que tiene apenas unos 20 años operando.

            “Los MD-80 representan una mejora en la oferta para el viajero Venezolano, ya que son aviones con tecnologías más modernas, cuentan con un alcance superior y tienen una capacidad de 30% más pasajeros y carga. Esto significa, que en la misma ruta que cubrían los DC-9, el MD-80 puede obtener un 30% adicional en ganancias y un costo operativo menor dada su nueva tecnología,” dijo Marcano.

            Sin embargo, el problema no está aún resuelto, dice Perrella. Tanto Aeropostal como Aserca, han recibido solamente 4 aeronaves en el último año, representando un 15% del total de la flota de ambas aerolíneas. Claro está, las aerolíneas no están adquiriendo aeronaves nuevas, sino con más de 20 años de uso, en menos de una década, estos equipos serán viejos y las aerolíneas caerán de nuevo en este círculo vicioso.

            Para solventar este problema, explicó Perrella, es necesario una interacción más cercana entre los directivos de las aerolíneas, la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV) y el gobierno Venezolano. Factores como el actual régimen cambiario, el gravamen arancelario que prevé impuestos elevados para aeronaves nuevas en el país, y restricciones reglamentarias por parte del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), son los principales protagonistas de una industria aeronáutica que se encuentra estancada. Es válido tener en cuenta aquellas aerolíneas representantes de países vecinos, como el grupo de aerolíneas LAN/TAM (Chile y Brasil) y Avianca/TACA (Colombia y Centro América), que están ya niveladas a otras compañías de prestigio mundial.

            Una vez que todas estas barreras sean eliminadas o se llegue a un acuerdo importante entre las instituciones y los representantes, será necesario tomar como ejemplo los modelos gerenciales de las compañías antes mencionadas para asegurar el crecimiento de una industria que requiere urgentemente intervención profesional, para luego poder transmitir los verdaderos valores de una industria enfocada al servicio a todos los integrantes de las compañías, concluyó.

La alerta continúa
A pesar de las mejoras por parte de algunas aerolíneas y la planificación de nuevos proyectos, seis meses después, Venezuela continúa con la alerta activada desde septiembre del 2011 hasta diciembre del mismo año. Treinta y nueve nuevos eventos ocurrieron con aviones comerciales a nivel nacional, incrementando el promedio de incidentes que en el mes de septiembre era 8,8% de infortunios mensuales, y en Diciembre de 10,45%, según cifras extraídas del reporte de la Organización Rescate Humboldt (ORH), brigada especial de búsqueda y salvamento.
Durante el año 2011, en Venezuela se reportaron 111 acontecimientos aéreos. La mayoría de estos fueron causados por fallas mecánicas y técnicas en la presurización, motores y trenes de aterrizaje. Estos representan un incremento de 59 sucesos más que los ocurridos durante el año 2010; datos recolectados por la Junta de Accidentes de Aviación Civil.



Nuevos proyectos






Durante el programa Toda Venezuela transmitido por VTV, la titular de Transporte Acuático y Aéreo,  Elsa Gutiérrez informó que el Ministerio de Transporte Acuático y Aéreo se ha reunido con la empresa brasileña Embraer, la tercera mayor fabricante de aeronaves, para concretar la compra de 20 aviones comerciales que serán incorporados en la aerolínea estatal CONVIASA, con el fin de cubrir rutas a corto alcance.

Se especula que estas aeronaves pertenecerán a la exitosa familia de aviones EMBRAER 170/175/190, la cual ha revolucionado la aviación regional alrededor del mundo.  Adicionalmente, durante la Memoria y Cuenta del Presidente de la República Hugo Chávez a la Asamblea Nacional, se habló de una posible adquisición de dos Airbus A340 para cubrir rutas de largo alcance. Si se llega a materializar esta compra, la edad promedio de las aeronaves en el país bajaría drásticamente y CONVIASA se convertiría en la aerolínea con más aviones operando en Venezuela.

Sumando a la incorporación de aeronaves más recientes al país, tanto Aeropostal como LASER y ASERCA adquirieron varios MD-80 provenientes de Estados Unidos y Europa. Gracias a ello, Aeropostal no solo incrementó su venta de boletos en el mes de Diciembre en un 40%, sino también ofrece a sus pasajeros mayor seguridad al contar con dos aeronaves proveniente de compañías de prestigio mundial, en cuanto a mantenimiento se refiere. Estas aeronaves fueron desplegadas en la ruta Caracas – Porlamar, siendo la más solicitada durante la temporada decembrina en el país.

En vísperas de observar cambios en la industria aeronáutica en Venezuela las instituciones relacionadas como el INAC, ALAV, CADIVI, el gobierno y los representantes de las aerolíneas se han visto en la obligación de interactuar para solventar los graves problemas que se han venido formando y acumulando desde hace algunos años atrás y que arriesgan la seguridad de los usuarios.

Desde que el país declaró en alerta la aviación venezolana, las aerolíneas se han esforzado por mejorar la calidad de sus servicios y ponerse al día con los reglamentos asignados por el INAC, pero para los expertos, este es un problema de largo alcance el cual debe ser resuelto con una interactuación dinámica y colaborativa entre ambas partes para que las fallas puedan ser solucionadas eficazmente y asegure la vida de los concurrentes pasajeros y el crecimiento de la aviación en Venezuela.




María Elena Fontiveros C.I 17979737




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada